Los WC portátiles guarros que hay en las ciudades


El tipo robó un bolso de Gucci de una tienda carísima. Tan cara que, probablemente, no hubiera podido pagar ni el aire que respiró mientras lo robaba. El caso es: no se le ocurrió mejor forma de escapar de los guardias de seguridad que intentar disimular en la calle de al lado que hablaba por teléfono mientras le sostenía el bolso a su novia, que había entrado en un WC portátil de estos guarros que hay en las ciudades. 

Lo acabaron pillando y le dieron una paliza allí mismo, delante de mis narices, sin que yo pudiera ni siquiera desear haberle ayudado. Le pillaron por dos motivos: no le había quitado la etiqueta enorme al bolso, y el más importante, las tías nunca entran a WC portátiles de estos guarros que hay en las ciudades.

Comentarios

  1. Salpicó la sangre... Yo estaba allí. Mientras ese gilipollas robaba el bolsaco yo me llevé dos carteras... Todavía tengo dos manchas de su sangre en mi pantalón y no hay forma de sacarlas. ¿Alguien sabe cómo sale la sangre de un vaquero barato de medio lavado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sangre sale, sorprendentemente, con más sangre, pero ha de ser del grupo O negativo para que funcione. Buena suerte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Read this blog in your language!

Categorías