La tos


Tenía una risa rarísima, estrafalaria, excéntrica. Cada vez que se reía, parecía estar dándole un brutal ataque de tos. Y a su vez, su tos real sonaba como una risa desternillante. 

Cuando comenzó la Edad Media Pandémica, le llegaron a expulsar de uno de los mejores restaurantes de la ciudad después de contar uno de sus chistes.

Desde entonces su carácter se ha ido deteriorando, y ha tosido cada vez menos y reído cada vez más.

Comentarios

Read this blog in your language!

Categorías