Cambios


Los tiempos están cambiando. Llevan mucho haciéndolo, pero me di cuenta de ello el día en el que le pidieron matrimonio a Elena a través de un juego online, con un anillo digital por el que habían pagado una fortuna analógica. Una fortuna analógica de diez mil euros. 

Por un anillo digital.

Dijo que sí. 

Comentarios

Read this blog in your language!

Categorías