Mentha x piperita


La gente que fuma porros, se mete un tirito de coca de vez en cuando, o se inyecta heroína en vena me traen sin cuidado. Mi única adicción es la infusión de Menta, también llamada Mentha x piperita.

Usted seguramente no entienda lo que yo experimento cuando me bebo un vaso de agua hirviendo con hojas de Menta picadas y metidas en una bolsita. Lo más probable es que no tenga ni idea. Quizá me pregunta si esto es "como un Poleo Menta", y mi violenta respuesta sería que "NO". No tiene absolutamente nada que ver con una jodida Menta Poleo, que es bebida de viejas y señores a dieta después de almorzar.

La Menta Poleo es a la Menta Piperita lo que un Fiat Panda a un Porsche Panamera. Sí, los dos tienen cuatro ruedas y te pueden transportar, pero solo uno de ellos te hace sentir la especie dominante del planeta. 

Cuando bebo los primeros sorbos de una Mentha x piperita bien infusionada, uno siente un frescor mentolado recorriendo el esófago, como un aguardiente puro e inocuo, como un desatascador estomacal que podría digerir medio kilo de callos con garbanzos. Beber menta significa purgarse, entrar en otro estado intestinal.

¿Que si puedo irme de copas a base de beber Menta? ¡Coño, sí! Ahora mismo, vístete que nos vamos a por unos cacharros de Mentha x piperita bien cargados. Te voy a explicar lo que se experimenta en directo. Al primero invito yo. Luego ya iremos viendo.

Y por lo que más quieras, no me avergüences ahí fuera, ni se te ocurra pedir una Menta Poleo.

Comentarios

Read this blog in your language!

Categorías