Tipos de personas molestas


Tipos de personas molestas:

  • El interlocutor que solo responde con la última frase que acabas de decir, como si fuera un enorme y abrupto papagayo humano, la reafirmación hecha persona. En realidad, no te está escuchando, y solo es capaz de imaginarse delante de un espejo admirándose a sí mismo. 
"Pues la verdad es que últimamente estoy un poco jodido"

"Ah, ¿estás jodido?"

"Sí, he suspendido el carné de conducir por novena vez..."

"¿Por novena vez?" 

  • El contacto en redes sociales que única y exclusivamente sube fotos de bebés, ya sean hijos, sobrinos, primos, o del catálogo del Carrefour. A nadie le interesan tus jodidas fotos de lactantes una y otra vez. Los bebés son feos por naturaleza, y son todos iguales. Nos da igual tu hijo, tu sobrino o tu primo.

  • El típico familiar que te coge por banda para enseñarte treinta y siete vídeos de chistes verdes de los años 90 que le han llegado por wasáp. Te observa atentamente mientras los ves para comprobar si te ríes. Piensa en algo gracioso, ríete de una santa vez, y vete de allí. Existe una variante de esta persona molesta, en la que es él mismo quien te cuenta el chiste malo, y no sabes en qué momento hay que empezar a reír, una risa a destiempo. ¿Dónde está el culmen del chiste? 

  • El amigo que no acepta una excusa para no quedar y tiene complejo de detective privado. Le busca los tres pies a cada evasiva y desarrolla un ingenio repentino para detectar mentiras.

"Hoy no puedo quedar, tío, tengo trabajo"

"¿Pero no salías a las 5 de trabajar?"

"Sí... es que hoy tenemos una reunión"

"¿Una reunión? ¿De qué?"

"De cómo mandarte a tomar por culo" 

  • El vecino viejo tocapelotas que aprovecha los segundos del ascensor para preguntar hasta el grupo sanguíneo mientras lo impregna todo de fragancia de bolas de alcanfor. 

  • El otro vecino, peor que el anterior, que organiza conciertos de baile flamenco a las dos de la mañana. Ojalá alguien comprara un pico de obra y le abriese un boquete en la pared mientras duerme, si es que lo hace.

  • El familiar iracundo que le grita al televisor cuando aparece un político que no es del partido al que vota. Caballero, es usted la última mierda, el último peldaño de la última escalera social. Nadie le escucha, pero él se queda en la gloria.

  • El interlocutor que no cede el turno de palabra. Narra su vida con todo lujo de detalles, pero no permite ningún inciso, ninguna apreciación. Si uno intenta tomar la palabra por la fuerza, sube la voz hasta volver a tomar el mando. ¿Qué te has creído, qué ibas a poder decir algo?
  • El amigo que miente en todo y a todos. Tanto ha mentido, que ha conseguido abrir una brecha en el tejido espaciotemporal y es capaz de haber estado en dos sitios a la vez, con dos personas diferentes. Lo mismo trabaja de mecánico que de espía soviético. Ha mentido tanto que ya no recuerda ni quién es realmente. 


Continuará... (esta vez de verdad).

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Read this blog in your language!

Categorías