La gente a la que le gusta madrugar

En honor a M. y L.

Te voy a decir una cosa: yo no me fío de la gente a la que le gusta madrugar, algo esconden. ¿Cómo puede un ser humano querer levantarse a las 5 o 6 de la mañana? No hablamos de madrugar para ir al trabajo, sino de madrugar por voluntad propia.

El tipo decide despertarse siempre a las cinco de la mañana, ya sea sábado, domingo, un puente o vacaciones. No por motivo de que su ritmo circadiano esté escacharrado, ni nada por el estilo, sino que programa un jodido despertador a esa hora porque le gusta, por placer.

Aun con unas ojeras vampíricas, te sonreirán diciendo que están perfectamente, pero tienen que declinar tu invitación para el plan de esta noche, ya que se acuestan temprano para LEVANTARSE A LAS CINCO DE LA MAÑANA.

Te lo he dicho ya, no me fío un pelo de esa gente, esconden algo. No sé si se levantan para atender su plantación extensiva de marihuana, para alimentar especies animales de contrabando, o para beber sangre de sus víctimas, pero nadie normal quiere levantarse a esa hora por puro placer.

No, señor.






Comentarios

Read this blog in your language!

Categorías