El Vaperphone


El vapeador se ha convertido en uno más de la familia. No quedan muchos hogares donde algún miembro no se haya transformado en una locomotora con aroma a canela, fresa o deyección destilada.

El problema se encuentra en los bares y las discotecas, que son espacios herméticos donde se mezclan todos los efluvios de los chavales junto al humo de los vapeadores. Qué quiere que le diga, yo prefiero morir inmerso en una capa de nicotina que en una de frutas del bosque.

No es tanto que el olor sea mejor o peor. Es helecho el hecho. ¿Querría usted morir de forma solemne envuelto en alquitrán, plomo y amoníaco, o prefiere morir como un petimetre, embriagado por aromas afrutados como en un película de Disney?

No es necesario que responda, ya que se trata de una pregunta retórica. Por si no se había dado cuenta, esto es un blog, y usted y yo no estamos manteniendo una conversación real, aunque su cerebro así lo interprete.

Todo este asunto de los vapeadores venía al hilo de otra verdad aún mayor. Cada vez es más difícil sostener los vicios en las manos: el cubata, el smartphone, el vaper, el gesto de bailar...

Por ello, investigadores de la Universidad de Wisconsin, Nuevo México y Texas, han desarrollado un concepto revolucionario: el "Vaperphone".

El Vaperphone es un smartphone y un vapeador dos en uno. Por un lado, "wasapeas" y por el otro "vapeas". Además, la boquilla actúa de antena, por lo que mejora la cobertura (salvo cuando se vapea, que empeora y se absorben radiaciones).

No sé a usted, pero a mí me parece una idea que puede cambiar el curso del mundo de la noche.




Comentarios

Read this blog in your language!