Únete a Telegram y persíguenos en Instagram

Partida guardada satisfactoriamente


¿Se imagina poder guardar la partida en la vida?

Sí, tal y como lo está leyendo. Que fuera usted capaz de abrir un menú en cualquier momento y almacenar el estado de su vida en una fecha concreta para poder volver a ella cuando lo necesitara.

Como, por ejemplo, cuando le diagnosticaron cáncer terminal de pulmón. O cuando le atropelló aquel camión que le dejó paralítico. Tampoco es necesario ponerse tan trágico: quizá solo desee no haber aparcado en ese barrio conflictivo, o no haber llamado "vieja bruja" a su suegra. 

Sea como fuere, tiene usted la capacidad de retroceder en el tiempo hasta la "vida guardada" de su elección.

Por supuesto, no iban a ser todo ventajas. No estaríamos escribiendo esto si la vida fuera de color rosa fucsia. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, citando a Paulo Coelho.

En primer lugar, para poder cargar la partida, usted necesita una gran capacidad de concentración, lo que implica que es más rápido y más fácil guardar que cargar. Lógico.

Por otro lado, cada vez que usted carga una partida guardada, reduce su vida restante en un 50% de la distancia temporal que separa el momento presente de la partida guardada. Fíjese usted, hasta el autor se ha hecho un lío con semejante explicación. Vamos a poner un ejemplo para entenderlo mejor:

Imaginemos que quiere cargar una partida que guardó hace 10 días. En ese caso, usted retrocede en el tiempo diez días atrás, y a cambio, pierde cinco días de vida futura. La misma proporción se aplica si queremos retroceder cinco años: perderíamos 2,5 años de vida. O lo que es lo mismo, moriríamos 2,5 años antes de lo inicialmente previsto.

Una vez cargada la partida no puede volver al antiguo presente y deberá retomar la vida desde ese instante, repitiendo o cambiando cada una de las decisiones que tomó. Las partidas posteriores, si las hubiera, también se borran.

Como ve, es importante estar muy seguro de cargar la partida, porque es irreversible y potencialmente mortal. 

Por supuesto, usted no puede guardar todas las partidas que desee, ya que solo dispone de cinco "slots" o espacios de guardado, que se irán reescribiendo sucesivamente. 

Esto es muy importante si decide guardar en situaciones críticas, como por ejemplo cuando un atracador le apunta con una pistola, ya que puede sobrescribir la última partida en la que cree que su mujer no había enfermado todavía.

A lo mejor ya no le parece tan buena idea disponer de tantas opciones. A lo mejor pasaría más tiempo pensando cuándo guardar la partida y cuándo restaurarla en lugar de enfrentarse a las consecuencias.

Hágame caso, me he pasado los últimos 20 años cargando partidas, intentando corregir cada gran error que cometía, recuperando cada persona que iba perdiendo en el proceso. 

He perdido la cuenta de los años que he vivido. Pero siempre recordaré las décadas que he malgastado.

Comentarios

Read this blog in your language!